«Mi boca es una incitación al pecado»
Berto Romero