«El samanté está virgen de normas»
Andreu Buenafuente